Utilizamos cookies propias y de terceros que almacenan y recuperan información cuando navega. Si está de acuerdo clique Aceptar. Más información en nuestra Política de Cookies.

aceptar
GUÍA DE CUIDADOS DEL FICUS LYRATA

iluminación

El ficus lyrata necesita mucha luz indirecta brillante. Lo ideal es mantenerlo a un metro de cualquier ventana que dé al sur para evitar quemar sus hojas. Cuanta más luz del sol, mejor, pero al menos seis horas de sol es lo ideal.

RIEGO

En verano, necesitará mucha agua. Cuanto más sol reciba, más agua necesitará. Prefiere secarse antes del próximo riego, lo que ayudará a prevenir la pudrición de la raíz. En verano, necesitará mucha más agua cuando haya más luz.

HUMEDAD

Requiere niveles de humedad de aproximadamente 40%-60%. Para aumentar los niveles de humedad, puedes colocarla junto a un humidificador o colocar una bandeja de piedras debajo de su maceta.

TEMPERATURA

El ficus puede tolerar temperaturas entre 18-23 ° C Siempre que la temperatura interior no baje de los 18 ° C.

FERTILIZANTE

El ficus producirá mucho follaje nuevo en la temporada de crecimiento. Fertiliza una vez cada dos semanas en los meses de marzo a septiembre. No lo hagas en los meses de invierno.

trasplante

Es bueno mantenerla enraizada ya que alterar su sistema de raíces puede afectar su salud. Puede aguantar en la misma maceta durante mucho tiempo pero si decidimos trasplantarla , asegúrate de que haya un buen drenaje en el nuevo sustrato.

 

qué pasa si...

Manchas rojas en las hojas : esto se llama edema, donde las células de la hoja absorben demasiada humedad y estallan causando manchas rojas. Con el tiempo, esto se desvanecerá y la hoja volverá a ponerse verde.

Caída de hojas baja / hojas amarillas : esto suele ser una señal de que podría haber hongos en el suelo causados ​​por el exceso de agua. Nuestro consejo en este caso es trasplantarla a otra maceta. Un buen indicador de ello es si nos acercamos al sustrato y huele fuerte, esto significa que se está pudriendo.

Puntas marrones / bordes castaños: las puntas doradas pueden deberse a dos razones:

  1. Por exceso de fertilizante. Utiliza siempre un cuarto para evitar el estrés.
  2. Falta de humedad, mantén al ficus cerca de un humidificador o colócalo en un baño soleado.

Manchas marrones en las hojas : esto podría ser un signo de bacterias en el suelo. Revisa el suelo en busca de humedad excesiva y, si está mojado, deberá trasplantarlo a un suelo fresco y seco para evitar la pudrición de la raíz.

Compartir este post