Utilizamos cookies propias y de terceros que almacenan y recuperan información cuando navega. Si está de acuerdo clique Aceptar. Más información en nuestra Política de Cookies.

aceptar
GUÍA DE CUIDADOS DE LA ALOCASIA STINGRAY

ILUMINACIÓN

A la alocasia stingray le gusta la luz filtrada brillante pero ¡cuidado! que no sea  demasiado brillante o se quemarán sus hojas. Prefiere un poco más de luz que de sombra y no tolerará la poca luz. El truco: mantener a la stingray a 1 metros de distancia de cualquier ventana para evitar dañar sus hojas.

RIEGO

La mejor manera de verificar si necesita riego es revisando la tierra con el dedo. Lograr el equilibrio puede ser complicado, ya que no le gustará que la tierra se seque por completo o esté demasiado empapada. Cada semana revisa los primeros 2-3cm del suelo y asegúrate de que esté seco antes de regar.

HUMEDAD

Prefiere niveles de humedad ligeramente más altos que los que puede proporcionar una casa habitual y tendrá dificultades en espacios muy secos. Para aumentar la humedad, usa un humidificador o coloca una bandeja de piedras debajo de la maceta para ayudar a elevar los niveles de humedad.

TEMPERATURA

La temperatura interior perfecta para Frank es de 18-25ºC grados centígrados. Siempre que la temperatura interior no descienda por debajo de los 15 ° C, Frank estará feliz. 

FERTILIZANTE

Esta alocasia necesita un suelo rico y fértil para prosperar. Fertilizar cada 4-6 semanas con la mitad de la concentración recomendada en los meses de marzo a septiembre será lo ideal.

TRASPLANTE

Trasplantalo cada 1-2 años para darle más espacio para crecer. Puedes comprobar el fondo de la maceta del vivero. Si puedes ver sus raíces sobresaliendo del fondo, es hora de trasplantar.

 

QUÉ PASA SI...

Bordes marrones / crujientes: los bordes crujientes o secos pueden ser un signo de dos cosas.

  1. Le falta humedad. A esto generalmente le sigue la caída y la hoja amarillenta ocasional. Aumenta los niveles de humedad, usa un humidificador o llévala al baño.
  2. De vez en cuando, sus hojas se vuelven marrones si se han quemado por el sol. Mantén tu alocasia alejada de la luz solar directa y a 1 metro de la ventana.

Hojas caídas: prefiere que su suelo esté semihúmedo sin que se seque por completo entre cada riego. Cuando la tierra se seque, las hojas comenzarán a caer y esto indicará que necesita otra sesión de riego.

Hojas amarillas: las hojas amarillas pueden ser un signo de riego excesivo. La alocasia no es tolerante a la sequía y le gustará que el suelo esté constantemente húmedo pero no empapado. 

Crecimiento inclinado o desigual : si Frank tiene una luz baja / media, puede comenzar a inclinarse hacia una fuente de luz. Acércala a una ventana donde pueda obtener más luz. 

 

Compartir este post