Utilizamos cookies propias y de terceros que almacenan y recuperan información cuando navega. Si está de acuerdo clique Aceptar. Más información en nuestra Política de Cookies.

aceptar
CONSEJOS DE RIEGO PARA QUE TUS PLANTAS ESTÉN SANAS Y SALVAS

'Veo mi planta sufrir y la estoy cuidando bien ¿o no?' ¿Tenías claro cómo había que cuidarla? Cada especie tiene sus propias exigencias, así que la primera medida que tienes que tomar para que una planta te dure mucho tiempo es informarte bien. Pregúntanos cuando tengas dudas sin compromiso o descárgate nuestra ficha de cuidados de la planta que has comprado. Por lo general, los errores que cometemos a la hora de regar, abonar, podar… explican la mayoría de las veces el por qué se estropean las plantas.

Cuando nos preguntáis por los cuidados o cuando tenéis un problema con alguna planta, la mayoría de las veces el causante es el riego que le estáis proporcionando a la planta. Muchas veces creemos que si regamos mucho es mejor para la planta, pero no se trata solo de la cantidad sino también del cómo y del cuándo. A veces la opción es aportarle menor riego a la planta pero de la forma correcta. Aquí os dejamos algunos tips para que os ayuden en el riego de vuestras compañeras verdes. 

1. La hora es importante

En los momentos más calurosos del día, la mayor parte del agua de riego se evapora. Regar por la noche, o a primeras horas de la madrugada, es mucho más aconsejable. Además se evita quemar las plantas por el efecto lupa del sol sobre las gotas.

2. Prestar atención al suelo

La cantidad de suelo más arenoso tiene que ser más abundante, pues en este el agua se filtra rápidamente, y más lento y espaciado en suelo arcilloso, de baja infiltración.

3. Muchas veces regar bien es regar menos

Es mejor regar las plantas en su base, para que el agua llegue a las raíces, y de forma espaciada, que hacerlo de forma ligera y más a menudo. En el primer caso, las raíces tenderán a bajar más profundamente buscando el agua y la planta se hará más resistente.

4. Acolchar la base de las plantas es de #plantlovers

El mulching (consiste en recubrir el suelo al pie de las plantas con materiales como paja, mantillo, serrín, cortezas de pino, etc...) limita la evaporación, concentra el agua de riego (permitiendo un ahorro de hasta el 40%), frena el crecimiento de las malas hierbas y evita que el suelo se compacte al conservar una cierta humedad y aportarle materia orgánica. 

Pero... ¿Cómo sabemos si lo que tiene mi planta tiene exceso o falta de riego?

Riego excesivo

Normalmente, cuando a nuestra planta le aparecen manchas en las hojas de color oscuro es el primer síntoma de que tiene un exceso de agua y, como decíamos, esto puede ser perjudicial para ella, ya que puede derivar a las raíces y quitarles el oxígeno que necesitan, provocándoles asfixia.

FALTA O EXCESO DE AGUA

Además, su acumulación en terrenos mal drenados, si se trata del jardín, o en la base de los tiestos, puede facilitar el desarrollo de patógenos o de hongos del suelo que producen manchas amarillentas o secas en las hojas, especialmente en las plantas de interior (palmeras, potos...). En el caso de los cactus y crasas, el exceso de agua sumado al frío puede condenarlos sin remedio.

Cuando el problema con el riego es la deficiencia del mismo la solución es fácil, espaciamos menos los riegos y probablemente se solucione, pero en el momento que tenga un riego excesivo, y haya derivado en alguno de los problemas que comentamos más arriba, la solución ya es más complicada. 

Riego insuficiente

Por el contrario, si vemos que las hojas empiezan a secarse y pasan de un color marrón a amarillento significa que le falta agua a nuestra planta. 

Si están en el jardín, la ausencia de riego puede provocar la desecación de las hojas y daños irrecuperables por defoliación. En el caso de las herbáceas y los árboles y arbustos delicados o recién plantados, la falta de agua sumada a una subida fuerte y repentina de la temperatura ambiental puede provocarles un golpe de calor; las vivaces y leñosas pueden perder mucho follaje, pero con los cuidados adecuados probablemente se recuperen; las anuales difícilmente podrán recobrarse.

Nuestra recomendación general: Para no equivocarte, riega las plantas cuando notes que la superficie del sustrato está seca.

Compartir este post

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento